Autorriego

1 artículo

El autorriego para macetas es un sistema que se encarga de mantener constante la humedad mientras no podemos atenderla; por ejemplo, porque hemos salido algunos días de vacaciones. Lo más habitual es implantar este sistema cuando no se tiene tiempo material para regar las macetas, o cuando se teme que en cualquier momento se pueda olvidar hacerlo.

Podemos encontrar toda una serie de opciones de riego automático para nuestras macetas; las más avanzadas integran tecnología punta que permite calcular la cantidad de agua que tendría que recibir la planta y actúa en consecuencia. Algunas personas aseguran que no vale la pena gastar tanto dinero, ni energía, en auto-regar una planta, por lo que siguen ciertos tutoriales caseros para intentar conseguir un resultado similar.

Hay plantas que lo aguantan todo, lo que nos permite jugar un poco con el sistema de riego. Sin embargo, si estamos hablando de cultivos exóticos, cómo los que requieren las plantas de marihuana, entonces no nos la podemos jugar. Cómo seguro ya sabes, este tipo de planta es muy delicada, requiere de unos cuidados muy precisos. Si no tenemos cuidado, a la mínima se nos pueden llegar a morir.

Bolsas autorriego

Dentro de los sistemas de autorriego de macetas nos encontramos con estas bolsas que están pensadas para conseguir un reparto equitativo del agua a través de varios tubos. Por ejemplo, si queremos regar 6 plantas a la vez, elegiremos una bolsa de 6 tubos. Lo más recomendado es que cada uno de esos tubos cuente con su propia válvula de agua; así las podremos cerrar o abrir a nuestro antojo.

Cada bolsa tiene una cantidad estipulada; una media acertada podría ser de 10L. Sin embargo, dependiendo de las necesidades de nuestro cultivo, esta cantidad se nos podría quedar corta, o podría ser excesiva.

La gran ventaja de usar este sistema de autorriego para macetas es que tan sólo tendremos que preocuparnos de llenar la bolsa en el momento en el que se vacíe, y ella misma se encargará de regar el cultivo sin requerir de otra acción.

Se considera una buena alternativa para todos aquellos jardineros que no tienen demasiado tiempo para su cultivo. La bolsa se puede llenar de agua, pero también de fertilizantes + agua; tan sólo habrá que colocarla correctamente, asegurarse de que va a regar las plantas en cuestión y dejar que empiece a cumplir con su cometido.

La instalación de las bolsas de autorriego para macetas es muy sencilla: lo único que habrá que hacer es colocar los goteros en el tubo que sale de cada una de las bolsas. De esta forma seremos capaces de gestionar la cantidad de agua que recibirán las plantas. Dependiendo del modelo que hayamos elegido, los goteros tendrán que colocarse en una posición determinada, siendo lo más lógico en horizontal.

En el momento en el que se haya llenado la bolsa de agua, o de fertilizantes y agua, esta tiene que colocarse por encima de las macetas para que lograr que el líquido llegue correctamente a su destino. Si se pone al mismo nivel, nunca funcionará.

Si no tienes tiempo para controlar el cultivo, o si bien vas a pasar algún tiempo fuera de casa, te recomendamos que te hagas con un buen sistema de autorriego para macetas y verás cómo logras los mejores resultados con el mínimo esfuerzo.