Kit iluminación

0 artículo

Para empezar con tus cultivos en el interior, debemos de contar con un kit de iluminación que nos ayude a conseguir las mejores condiciones para alcanzar los resultados que nos hemos propuesto.

Saber elegir correctamente el equipo de iluminación es una parte muy importante del cultivo. De esta decisión dependerá la potencia, la calidad de la cosecha, el nivel de producción…

¿Pero qué es exactamente un kit de cultivo? Lo detallamos en los siguientes puntos:

¿Qué contiene un kit de iluminación?

Balastros

Los balastros no son más que transformadores de corriente. Se emplean para que la energía llegue a la bombilla. Podemos encontrarlos en potencias de 150W, de 250W, 400W, de 600W, incluso de 1000W.

El mejor escenario posible es sacar una relación de 1 gramos x 1W (por ejemplo, 400 gramos por cada 400W), y gran parte de este resultado depende de la buena elección de un balastro.

Tenemos dos grandes tipos: por un lado existen los magnéticos, que son fiables, duraderos y baratos, pero se calientan mucho y pesan demasiado (entre 7-8kg). Los electrónicos aprovechan al máximo la energía que les llega… aunque, a cambio, son un poco más caros.

Bombillas

En un kit iluminación led también están incluidas las bombillas LED que necesitamos para hacer el cultivo. Obviamente, la potencia de las bombillas debe de ser igual que la potencia del balastro.

Cada bombilla tiene una determinada temperatura de color, que puede ser más o menos adecuada para las fases de crecimiento de la planta.

Se suele recomendar un tipo de color más azulado durante el proceso de crecimiento, y más bien rojo en el proceso de floración (para estimular el crecimiento de los cogollos).

Cuando se cultiva a nivel profesional, se suelen usar bombillas mixtas, adecuadas para cada una de las fases del cultivo.

Reflectores

Finalmente, en el kit de iluminación también se incluye el reflecto, considerada cómo toda una pieza clave en la que se sustenta el proceso.

Estos elementos se emplean para sujetar la bombilla, además de reflejar la luz, consiguiendo que llegue a todo el espacio disponible. Dependiendo del tipo de reflector que hayamos comprado, abarcaremos un mayor o menor espacio (algunos modelos nos permiten meter plantas debajo de los mismos).

Lo más habitual es que el reflector venga ya con su casquillo incorporado dentro del set, pero conviene revisarlo por si tenemos que comprarlo aparte.
Podemos encontrar reflectores pensados para hacer diferentes funciones, como por ejemplo:

  • Para extender el área de cultivo.
  • Extraer el calor de la bombilla fuera de la sala de cultivo.
  • Centrar la luz en una determinada área.

En base al kit de iluminación que elijamos, conseguiremos diferentes resultados en nuestras plantas.

Kits de iluminación al completo

Cómo es de suponer, hay muchos kits de cultivo en el mercado.

Uno de los más populares es el “Kit Xtrasun”: no requiere de amplios conocimientos a la hora de hacer la conexión eléctrica, y es que tan sólo tendremos que conectar a la luz. Integra un balastro magnético, fusible, reflector con cable integrado y bombilla Mixta Xtrasun (600W).

Los kits de Luxe están considerado como los más comercializados. De hecho, serían los primeros kits que llegarían a los cultivadores en España.

Cuentan con un balastro magnético, reflector Listo/Stucko y la bombilla puede ser de entre los 250W hasta los 1000W de potencia. La única pega que se les puede poner es que habrá que agregarle el cable por nosotros mismos, por lo que habrá que saber algo de electricidad.

Nuestra recomendación es que te hagas con un kit cultivo LED que, además de llevar todo lo que necesitamos, está pensado para consumir lo mínimo posible.

También te pueden interesar estas categorías