Crecimiento

55 artículos

¿Qué son y para qué sirven los abonos?

Las plantas necesitan de una serie de productos y condiciones para desarrollarse. Muchas de ellas, dependiendo de la zona en la que se encuentren, lo pueden obtener todo del medio. En otros cultivos, sobre todo los que podemos hacer en el interior de la casa, necesitan de aporte de nutrientes y otros cuidados específicos.

Por ejemplo, las plantas de marihuana necesitan consumir una larga serie de nutrientes para que pueda desarrollarse rápidamente, además de para conseguir un buen rendimiento final.

Un abono de crecimiento para marihuana no es más que una especie de cóctel de nutrientes que le permitirá crecer sin experimentar ningún tipo de carencia.

Tipos de abonos

Existen muchas marcas y tipos de abonos. Es importante tener en cuenta que la planta no va a crecer más si le echamos más abono. Hay ciertos factores que deben de ser estudiados, cómo si el agua tiene un pH adecuado, si no se están acumulando demasiadas sales en la tierra (esto bloqueará las raíces), si las condiciones del entorno son buenas.

Estos son los principales tipos de abono para marihuana que existen:

Abonos orgánicos

La principal característica de los abonos orgánicos es que requieren de más tiempo en ser completamente absorbidos por la planta. Esto nos indica que habrá que espaciar bastante más el proceso de abonado (con una frecuencia de 1-2 veces a la semana).

Cuando se riega usando este abono no se descompondrá todo, si no que la humedad quedará bastante tiempo en la tierra. Por ello, habrá que hacer un riego mínimo por agua, o incluso dos riesgos antes de usar abono en el riego.

Abonos minerales

Por otra parte, también tenemos los abonos minerales, aquellos que, a diferencia de los anteriores, se absorberán más rápidamente por la planta. Si nos pasamos con la cantidad, los efectos los notaremos rápidamente. En el caso de que los usemos correctamente, podemos crear un tipo de estructura mucho más interesante que las que nos ayudan a formar los abonos orgánicos.

La única desventaja de usar un fertilizante crecimiento marihuana de carácter mineral es que el aporte de sales en el suelo puede ser exagerado (llegando al punto de contaminarlo). Aumenta la salinidad del suelo, lo que hará que impida que crezcan nuevas plantas. Eso sí, habrá que considerar que esto tan sólo pasará en el caso de que hayamos abusado de los abonos.

Una buena solución para evitar este problema es usar el abono directamente en una maceta. La tierra la tiraremos o tan sólo la usaremos una vez antes de echarla al huerto. Sin embargo, si cultivo tras cultivo se usa en el huerto directamente será cuando empezarán los problemas.

¿Qué tener en cuenta a la hora de elegir un abono?

  • Cantidad de nutrientes: El primer punto que deberíamos estudiar antes de comprar un abono crecimiento para marihuana es la cantidad de nutrientes del sustrato que se va a usar. Además, habrá que estudiar las condiciones del cultivo, y tan sólo usar el sustrato en el momento en el que los nutrientes se empiecen a agotar.
  • Dosis mínima: Estudia también la dosis mínima a usar en base al tipo de planta y las condiciones del entorno. Se puede empezar con una dosis mínima de una vez a la semana, observar el comportamiento y modificarlo en base a lo que ocurra.
  • Marca: Elegir una buena marca es crucial para conseguir buenos resultados. Elige una marca que te ofrezca una buena relación entre calidad y precio.

Ahora ya conoces todo lo que necesitas saber sobre abono crecimiento.