Balastros Electrónicos

9 artículos

Los balastros son transformadores de corriente que permiten que una bombilla se encienda (que llegue energía hacia a ella). Están directamente relacionados con la potencia de la bombilla; por ejemplo, si la bombilla es de 400W, no podemos cometer el error de comprar balastros electrónicos 600W, más que nada porque la fundiremos en el momento en el que la conectemos. En lugar de ello, deberíamos comprar un balastro electrónico 400W.

Al revés también tendremos problemas; si la potencia de la bombilla es más elevada que la del balastro no se fundirá, pero no nos permitirá aprovecharla al máximo.

Dentro de la venta de balastros, nos encontramos dos grandes tipos: electrónicos y magnéticos.
Para que puedas tener claro que es lo que necesitas, vamos a analizar las diferencias existentes entre ambas opciones:

Diferencia entre balastros electrónicos y magnéticos

Parpadeo de luz

A simple vista no encontraremos diferencia entre la luz que emiten los balastros electrónicos y los balastros magnéticos, pero sí que la hay y es muy importante.

Los balastros magnéticos emiten luz de manera discontinua, mientras que la luz de los electrónicos es directa. Esto es fácil de comprobar: si apuntas con la cámara del teléfono móvil a la luz podrás ver si hay parpadeo.

Un balastro electrónico logra que la planta reciba hasta un 30% más de luz en comparación con un balastro magnético.

Nivel de calentamiento

Los balastros magnéticos se calientan mucho más, por lo que los expertos no recomiendan situarlos dentro de los armarios, ya que podría afectar al hábitat que necesita la planta para poder desarrollarse.

Los balastros electrónicos no se calientan tanto; es por ello, por lo que no necesitan tanta energía para funcionar. Todo ello se traducirá en que no tendremos que pagar tanto en la factura de la luz.

Regulación

Los balastros electrónicos son regulables: suelen llevar un potenciómetro (“Dimmer”), que nos permitirá conseguir la potencia que necesitemos.

Por ejemplo, si estamos gestionando un cultivo de marihuana, podemos reducir la potencia de salida en los primeros días, y luego aumentarla a medida que el proyecto siga adelante.

En cambio, los balastros magnéticos raramente se pueden regular (aunque algunos modelos si que lo permiten).

Colocación

Por último, los balastros electrónicos tienen la capacidad para detectar de forma automática los polos de la bombilla, lo que evitará que esta se pueda llegar a fundir si no la conectamos de forma adecuada. Los magnéticos no tienen este nivel de reconocimiento, por lo que requerirán de un mayor nivel de conocimiento por parte del usuario.

Tipos de balastros electrónicos

Balastros tipo “Lumatek”

Es uno de los tipos más populares entre los cultivadores de Cannabis. Nos permite regular la potencia bajándola a 400W con la bombilla y subirla a medida que el proyecto siga adelante. Los últimos días de crecimiento la podemos incrementar hasta a los 600W, y terminar en “600 SúperLúmen durante el proceso de floración”.

Esta potencia es estándar, aunque también podemos encontrar modelos de 400W que pueden bajar hasta a 250W, incluso modelos de 1000W que bajen a 250W.

Balastros tipo “Agrolite”

Son los más económicos, ideales para aquellas personas que empiezan y que no tienen mucho presupuesto. Se puede regular entre 4 posiciones: 250, 400, 600W y 600 Superlúmens.

La ventaja de estos balastros es que podemos adaptarlo a diferentes tipos de cultivo empleando la misma bombilla.

Por ejemplo, podemos ponerlo a 250W en los inicios, subir a 400W en la fase de crecimiento, a 600W en la fase de floración y a 600 súper lúmenes en la fase final.

Con estos datos sabrás qué tipo de balastro debes comprar.

También te pueden interesar estos balastros cultivo interior