Lamparas de Sodio

7 artículos

Tener tu propio cultivo es algo cada día más habitual. Incluso venden armarios especiales para poder hacerlo sin complicaciones.

Una lámpara de sodio es una de las principales herramientas que podemos utilizar para lograr buenos resultados. Son las más comercializadas por parte de los cultivadores de cualquier parte del mundo; tienen buena potencia, una interesante esperanza de vida útil, y al mismo tiempo su consumo es más que ajustado.

¿Quieres saber más sobre ellas? Sigue leyendo:

¿Qué son y para qué sirven las bombillas de sodio?

Las bombillas de sodio están compuestas por este elemento en forma de gas. En el momento en el que pasa la energía a través de las mismas, se crea una determinada descarga eléctrica que producirá la iluminación. La principal característica de las lámparas de sodio cultivo indoor es que tienen una intensidad de lo más elevada (muy similar a la de los rayos del sol), lo que nos permitirá hacer el cultivo en las mismas condiciones que tendría la planta si estuviera en la naturaleza.

Las bombillas de sodio necesitan de un balastro para funcionar; el balastro es una forma de llamar a un interruptor de corriente que permitirá que la bombilla se pueda iluminar. Por otra parte, también te hará falta un reflector; este elemento se encarga de re-direccionar la luz para evitar que esta se escape. La podemos apuntar directamente a la planta para que pueda captar la máxima energía posible.

¿Para qué situaciones se recomiendan las lamparas de sodio?

La luz de sodio que emiten estas lámparas puede ser muy diferente dependiendo del tipo de bombilla que hayamos elegido. Para que luz deberías usar en cada ocasión, vamos a analizar los diferentes tipos.

Bombillas de crecimiento

Cómo su propio nombre indica, este tipo de luz está pensada para ser usada tan sólo en la fase de crecimiento. El tipo de luz que emite es muy blanca, lo que permitirá crear un hábitat que simular la luz del sol durante los meses de la primavera.

Suelen tener una potencia comprendida entre los 250W y 400w; lo cierto es que hay bombillas más potentes en el mercado, pero no se recomiendan ya que podrían quemar la planta.

Dentro de esta categoría destacamos las siguientes bombillas: Sunmaster MH Veggie y Philips HIP-T-Pro.

Bombillas de floración

Bombillas diseñadas para estimular a la planta en la fase de floración. Recrearán un tipo de luz entre amarilla y rojiza, que se asociará a la iluminación natural en la naturaleza durante los meses del otoño.

De la misma manera que las bombillas de sodio anteriores, las podemos encontrar desde los 240W hasta los 1000W.

El cultivador podrá elegir la bobilla con la temperatura perfecta para su caso, evitando que la planta experimente un calor muy elevado o muy reducido.

En esta categoría destacamos la Sunmaster Super HPS Floración y la Sylvania SHP-TS.

Mixtas

Finalmente, este tipo de bombillas están diseñadas para ajustarse a las dos etapas anteriores, etapa de crecimiento y floración. Emiten una luz amarillenta clara y son compatibles con un balastro regulable, lo que nos permitirá jugar con la potencia para optimizar los resultados.

Aquí nos encontramos con la bombilla Gavita Enhanced HPS 600w, o con la Lumatek Grolux.

Vida media

La vida útil de las bombillas de sodio está comprendida entre las 22.000 y las 24000 horas aproximadamente.

Potencia

Cómo ya hemos visto, la potencia es bastante variable. La potencia mínima que podemos encontrar es de 250W y la máxima normalmente de unos 1000W.

Ahora ya sabes porque son tan útiles las lámparas y bombillas de sodio en cultivos exóticos.

También te pueden interesar estas Bombillas para plantas