Reflectores en abierto

8 artículos

Un reflector es un elemento muy utilizado a la hora de controlar el cultivo de plantas exóticas. Puede tener muchos usos: por ejemplo, ayudar a dirigir la luz para que llegue de forma directa a la planta, ayudar a controlar la temperatura para que no se eleve demasiado…

Se pueden dividir en muchos tipos: tenemos por refrigerados, los abiertos lisos o estucos, los que abren el espectro de luz, los que concentran los lúmenes para aumentar la producción.

En este artículo nos vamos a centrar en los reflectores abiertos.

¿Qué es el reflector abierto?

  • Reflectores abiertos no refrigerados: Estos reflectores se utilizan normalmente para cultivar marihuana. La idea es poder abarcar una mayor superficie de cultivo, pero utilizando la misma bombilla.

Vamos a imaginar que con una bombilla de 600W se abarcara una superficie de 1m^2. Si utilizásemos este tipo de reflector, podríamos amplificar el alcance llegando hasta 1,5m^2. El único problema que puede entrañar este proceso es que se podría elevar el calor en las plantas de los alrededores.

Para poder evitar que esto ocurra, se utiliza un accesorio conocido como spreader: El “spreader” tiene como finalidad repartir el calor, haciendo que este se concentre en la parte inferior de la bombilla. La ventaja de utilizar este tipo de elemento es que no quemará las plantas que se sitúen debajo, por lo que son reflectores para cultivo interior que ayudan a lograr los mejores resultados.

  • Reflectores abiertos refrigerados: Cómo ya sabrás, cultivar marihuana es complicado porque la planta del cannabis requiere de unos cuidados muy especiales. En el caso de que la temperatura no sea la adecuada, tendremos problemas. Si es más alta, se puede quemar la planta. Si es más baja, no tendrá los nutrientes que precisará para poder desarrollarse.

La cosa se complica cuando decidimos cultivar en estaciones cálidas, cómo en los meses de verano en los que las temperaturas están en su punto más alto. Para evitar que las plantas se nos mueran en estos casos, podemos utilizar un reflector refrigerado. Cómo ya hemos comentado, el objetivo de los mismos es controlar la temperatura para evitar que ascienda en exceso.

Eso si, será crucial acordarse de colocar un filtro que evite la proliferación del olor para evitar que este salga a la calle y delate el cultivo que estamos haciendo.

¿Cuándo elegir un reflector abierto?

El error más importante que cometemos a la hora de comprar reflectores es pensar que tan sólo cumplen una función (es decir, que sólo refrigeran, concentran o emiten luz, o aumentan la producción). En el caso de aquellos usuarios que no tengan muchos conocimientos sobre cultivos de marihuana, pueden llevarse un chasco cuando compren el modelo elegido.

-Elegiremos reflectores abiertos de luz cuando nuestro objetivo sea ampliar la zona de culturo. Estos reflectores permiten dirigir la luz de la forma en la que se nos antoje, evitando que queden zonas oscuras. Es decir, que toda la plantación recibirá la misma cantidad de luz.

-Compraremos reflectores abiertos refrigerados si queremos mantener una buena temperatura en el armario o zona de instalación. Estos suelen tener un pequeño extractor preparado para lanzar el calor hacia afuera del armario, elemento con el que cumplirán con su cometido.

-También existen ciertos modelos de reflectores de luz que tienen la capacidad de concentrar los lúmenes. La ventaja de esto es que se perderá la mínima eficiencia posible, al mismo tiempo que aumentará la producción.

Elige correctamente el tipo de reflectores para cultivo interior y lograrás optimizar los resultados al máximo.

También te pueden interesar estos reflectores