Reflector Refrigerado

3 artículos

Controlar la temperatura en el cultivo de plantas exóticas es muy importante para lograr los mejores resultados. Si la temperatura es muy elevada, la planta podría no crecer correctamente, incluso llegar a secarse o quemarse. En cambio, si por miedo a subirla demasiado la bajamos en exceso, tampoco crecerá.

Para ayudarte a evitar que la temperatura suba mucho existen los reflectores refrigerados.

¿Qué es el reflector refrigerado?

Un reflector refrigerado te ayudará a reducir los grados de más que pueda tener tu cultivo.

Aunque elijamos una bombilla que emita poco calor, esta pequeña cantidad pueden elevarse en exceso si tenemos muchas bombillas. La principal misión del extractor es evitar que el calor de la bombilla pueda afectar al cultivo.

Para lograrlo, estos aparatos disponen de un extractor.

Los extractores refrigerados cerrados se caracterizan por disponer de un circuito aparte de la extracción principal; la gran ventaja de este tipo es que, además de reducir la temperatura, podrá evitar que se transmita el olor, sin necesitar de un filtro principal de cultivo.

En el caso de que quieras añadir un equipo refrigerado al cultivo no hará falta adquirir un extractor que tenga mayor caudal; lo único que tendremos que hacer es comprar un extractor con un mayor caudal para que mueva el aire alrededor de la bombilla, baje la temperatura, y luego la saque al exterior.

¿Por qué es bueno el reflector refrigerado?

Ya luz es una parte muy importante del cultivo de marihuana, probablemente la más importante. En el caso de que tengamos un cultivo exterior, la luz vendrá directamente del sol, por lo que sólo nos tendremos que preocupar de mantener controlados los otros agentes externos.

Sin embargo, cultivar las plantas en un armario es mucho más complicado, ya que necesitaremos de una luz determinada y de una temperatura apropiada. La luz será diferente dependiendo del proceso evolutivo en el que se encuentre la planta: en el crecimiento esta luz tendrá que tener tonalidades azuladas-blancas (recreando la luz de la naturaleza en la primavera), y en invierno la luz será más bien roja-amarilla.

No sólo es importante la tonalidad de la luz, si no el calor que emite. Si este calor es muy elevado, cómo ya hemos comentado, se podría estropear esa cosecha en la que tanto hemos invertido.

¿Y cómo podemos tener controlada esta temperatura? Un reflector refrigerado puede ayudarnos con ello. Consiguen refrigerar la lámpara, siendo capaces de extraer la mayor cantidad de calor posible, obteniendo una mayor luxometría. Gracias a ello, el cultivador tendrá la capacidad de poder acercar mucho más las plantas ganando en lúmenes.

Como curiosidad, los reflectores refrigerados se lanzaron al mercado mucho más tarde que otros tipos (cómo aquellos que concentran o reparten la luz). Sin embargo, teniendo en cuenta lo prácticos que resultan, han evolucionado mucho hasta llegar a nuestros días, pudiéndonos encontrar en una gran variedad de modelos, diferentes tamaños, potencia… para adaptarse a las dimensiones más habituales que tienen los armarios para cultivas.

Incluso podemos encontrar modelos que permiten colocar las bombillas de forma vertical, lo que permite llegar a una mayor superficie de cultivo, para incrementar el rendimiento del mismo en cualquier caso.

¿Cómo podemos elegir el mejor reflector refrigerado en nuestro caso?

Hay muchos criterios que debemos estudiar. Los más destacados son el modelo de reflector, el tipo de balastro y el modelo de bombilla (recuerda que la potencia de la bombilla debe de ser proporcionar a la del balastro que hayamos escogido).

Elige reflectores refrigerados que hayan sido confeccionados de la mano de marcas de calidad y lograrás los resultados que te habías planteado.

Ahora ya sabes porque es tan útil un reflector refrigerado para cultivar plantas exóticas.

También te pueden interesar estos reflectores